Una primera declaración del Estado chileno sobre al desarrollo integral de la persona se encuentra en la actual Constitución Política de Chile. En el 10º punto del Articulo 19º, declara que “la educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida.”

Ministerio Secretaria General de la Presidencia. La Constitución Política de la República de Chile. Texto refundido, coordinado y sistematizado de la Constitución Política de 1980. Cámara de Diputados de Chile. Norma: DTO-100. Fecha de Promulgación: 17.09.2005; Fecha de Publicación: 22.09.2005.

Teniendo la Constitución como marco de referencia, la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) en su Artículo 2° define la educación como “proceso permanente que abarca a las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar su desarrollo moral, intelectual, espiritual y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores, conocimientos y destrezas, enmarcados en nuestra identidad nacional para convivir y participar en forma responsable y activa en la comunidad”. Señala que es mediante la formación permanente en “valores, conocimientos y destrezas” que se sustenta el “desarrollo pleno de la persona” en sus dimensiones fisiológicos, cognitivos, moral y espiritual de modo que puede participar como ciudadano responsable en la comunidad nacional.

Los Artículos 7° y 8° comprende que la enseñanza tiene como finalidad el aprendizaje de contenidos mínimos obligatorios para procurar el desarrollo de la persona y de sus capacidades para integrarse activamente a su medio social. Comprende que al perfeccionarse la persona puede incorporarse a la vida del trabajo y asumir responsabilidades y compromisos con la familia, la comunidad, la cultura y el desarrollo nacional. En esta perspectiva los Artículos 10º al 13º establecen objetivos generales que los educandos al egresar sean capaces de lograr y establece los requisitos mínimos de desempeño al egresar.

¿Qué aporten estos textos a una comprensión del sentido y el propósito de una educación integral? En primer lugar distinguen tres significados e intenciones articuladas en relación con el desarrollo integral de la persona, la integración del saber y la integración social. En cuanto a la noción de desarrollo integral de la persona, los textos explicitan cuatro dimensiones de desarrollo que son físico, intelectual, moral y espiritual y estas en relación con las distintas etapas de su vida. En cuanto a la integración del saber se distingue y relaciona destrezas, conocimientos y valores. En cuanto a la integración social, se propone distingue capacidades para convivir, trabajar, asumir responsabilidades en relación con la familia, la cultura y la comunidad nacional.

Ministerio de Educación. Ley Orgánica Constitucional De Enseñanza N°18.962. Departamento Jurídico División de Educación Superior. Fecha Promulgación, 7 de marzo, 1990. Biblioteca del Congreso Nacional.

Ley que establece un sistema nacional de aseguramiento de la calidad de la educación superior.

Por otro parte el Estado chileno, a través del Ministerio de Educación y la Comisión Nacional de Acreditación, ha establecido mecanismos públicos para acreditar las instituciones y los programas de educación superior en términos de su capacidad de autorregular la calidad de su gestión. Estos mecanismos están definidos en torno a parámetros internos y externos y un conjunto de criterios para asegurar la calidad. Los parámetros internos consideran las prioridades institucionales y los propósitos de sus carreras. Los externos están relacionados con los requerimientos y criterios establecidos por la comunidad académica y profesional.

En torno a estos parámetros, la Comisión establece nueve criterios por para autorregular y acreditar la calidad del sistema universitario y sus programas de formación. Estos criterios abarcan los ámbitos siguientes: 1) los propósitos institucionales, 2) la integridad institucional, 3) la estructura organizacional y administrativa, 4) el perfil profesional y estructura curricular, 5) los recursos humanos, 6) el proceso enseñanza aprendizaje, 7) los resultados del proceso de formación, 8) la infraestructura, apoyo técnico y recursos y 9) la vinculación con el medio.

Criterios de Evaluación

Los criterios y estándares de evaluación han sido elaborados por la Secretaría Técnica de la CNAP, a partir de los diversos documentos de criterios elaborados por sus Comités Técnicos, con la finalidad de orientar procesos de autoevaluación y evaluación externa, estableciendo patrones de evaluación de acuerdo a diversas áreas de desarrollo de una carrera.
Estos criterios han sido desglosados en diversos estándares en los que se utiliza la expresión debe, para aquellos aspectos cuyo cumplimiento es obligatorio para la acreditación del programa, y la expresión debiera para aquellos, cuyo cumplimiento es recomendable. Cabe destacar que aquellos aspectos definidos como recomendables, podrán ser exigibles para la acreditación en posteriores ciclos de evaluación de la carrera, según se determine previamente.
Para el desarrollo de los procesos de acreditación de carreras, la CNAP cuenta con tres documentos de criterios de evaluación genéricos (aplicables a carreras profesionales, licenciaturas y técnico de nivel superior) y 17 documentos de criterios de evaluación especificos (aplicables a determinadas carreras a partir de propuestas elaboradas por diversos Comités Técnicos de especialistas). Estos últimos se publicarán próximamente.

La Comisión Nacional de Acreditación ha establecido mecanismos (nueve criterios por para autorregular y acreditar la calidad del sistema universitario y sus programas de formación) públicos para acreditar las instituciones y los programas de educación superior en términos de su. Estos mecanismos están definidos en torno a parámetros internos y externos y un conjunto de criterios para asegurar la calidad. Los parámetros internos consideran las prioridades institucionales y los propósitos de sus carreras. Los externos están relacionados con los requerimientos y criterios establecidos por la comunidad académica y profesional

Se acredita instituciones o programas de educación superior en cuanto a la capacidad para autorregular la calidad de su gestión en torno a un perfil de egreso. que considera los requerimientos de la profesión a la luz de las prioridades institucionales.

Cada institución o carrera que aspira a la acreditación debe establecer un Este perfil, entendido como conjunto de competencias (conocimientos, habilidades y actitudes) que todo egresado debe dominar como requisito para obtener el título habilitante y ejercer su profesión, constituye el marco de referencia para la aplicación de los criterios de evaluación. Así el perfil de competencias, con sus respectivos criterios y estándares, sirve tanto para la organización de los programas curriculares como para evaluar la calidad del desempeño esperado al final del periodo de formación. En consideración de este perfil, las instituciones y sus programas deben reunir y analizar información en torno a los criterios señalados, con el fin de orientar las decisiones que aseguran una gestión de calidad en el cumplimiento de sus propósitos.

En consideración de estos parámetros, cada institución o carrera, que aspira a la acreditación, debe establecer su propia síntesis en torno a un perfil de egreso, que considera los requerimientos de la profesión a la luz de las prioridades institucionales. Este perfil, entendido como conjunto de competencias (conocimientos, habilidades y actitudes) que todo egresado debe dominar como requisito para obtener el título habilitante y ejercer su profesión, constituye el marco de referencia para la aplicación de los criterios de evaluación. Así el perfil de competencias, con sus respectivos criterios y estándares, sirve tanto para la organización de los programas curriculares como para evaluar la calidad del desempeño esperado al final del periodo de formación. En consideración de este perfil, las instituciones y sus programas deben reunir y analizar información en torno a los criterios señalados, con el fin de orientar las decisiones que aseguran una gestión de calidad en el cumplimiento de sus propósitos.

A continuación presentamos una descripción breve de los criterios del perfil de egreso que deberán considerarse en la gestión, desarrollo y evaluación de los procesos de formación que inciden sobre la formación integral propuesta por la UCM.

El Criterio Nº 1 sobre los Propósitos institucionales señala que se “debe contar con una clara definición de metas y objetivos, perfil de egreso, competencias y destrezas del profesional. Incluyendo mecanismos que permitan evaluar logros.” El Criterio Nº 4 sobre el Perfil profesional y estructura curricular señala que “la unidad debe estructurar el currículo de la carrera en función del perfil profesional previamente definido, estableciendo con claridad los resultados de aprendizaje esperado, tanto en cuanto a conocimientos y competencias funcionales como a los complementarios.” El Criterio Nº 6 sobre la Efectividad del proceso enseñanza-aprendizaje señala que “el proceso de enseñanza debe considerar las competencias de los alumnos y los requerimientos del plan de estudios, proporcionando las oportunidades de aprendizaje que correspondan. Debe demostrar que los mecanismos de evaluación aplicados a los estudiantes permitan comprobar el logro de los objetivos planteados.”

El Criterio Nº 7 sobre los Resultados del proceso de formación señala que “la unidad debe desarrollar procesos de seguimiento de egresados y establecer vínculos con empleadores y eventuales fuentes laborales. La unidad debiera utilizar los antecedentes recogidos como fruto de tales procesos para actualizar y perfeccionar los planes y programas de estudio e impulsar diversas actividades y actualización de los egresados. El Criterio Nº 9 sobre la Vinculación con el medio señala que “la unidad debe mantener vínculos con el ámbito disciplinario y profesional que le corresponde, con el fin de actualizar el conocimiento que imparte, conocer el estado del arte y exponer a sus estudiantes a ideas, información y trabajos de especialistas externos. Debe desarrollar actividades de extensión que le permitan poner a disposición de la comunidad más amplia que haya definido como su “área de influencia”, los conocimientos y competencias que desarrolle. Debe definir una política clara y explícita que le permita planificar, organizar y desarrollar estas actividades, asignando los recursos que sean necesarios.”

Manual para el Desarrollo de Procesos de Autoevaluación. Cf. pp. 10 y 40. Ministerio de Educación. Manual para el Desarrollo de Procesos de Autoevaluación. Edición: CNAP. Santiago de Chile, Agosto 2001.